¿Quiénes somos?

MIRANDO HACIA EL FUTURO

NuestrA HISTORIA

Dad and son having fun outdoors.
Han pasado ya más de 15 años.
Mi hijo de tres años está muy enfermo, tiene cáncer.
Mientras él juega en el Hospital, yo repaso distraída las paredes y llaman mi atención unas palabras escritas en un papel y pegadas a un corcho:
 
MIL Y UNA ESPERANZAS
 
Eso era justo lo que yo necesitaba.
Es de esas veces que sientes que alguien te habla, que las cosas pasan por algo, que no es una casualidad… o sí.
 
Pregunto a las enfermeras, a otros padres, nadie sabe…
Parece que fue idea de otra madre y de su hijo.
 
A mí me parece que ese cartel esta ahí para mí.
Para mi hijo.
Para todos los niños que como el mío están en lo que probablemente sea el peor momento de sus vidas.
El cartel está ahí para todos los padres. Y… no sé por qué, creo que acabo de encontrar un sentido a esta experiencia tan dura.
 
Comienza así lo que con el tiempo, a veces a paso rápido y otras más lento, según nos lo permitieran los altibajos y caprichos de la enfermedad, se convertiría en un grupo de padres que trabajan para el bienestar de los niños en tratamiento y también del de sus familias.
 
Nos hemos ido pasando el testigo, relevándonos cuando por distintas circunstancias no podíamos dedicar el tiempo o cuando se acababa nuestro paso por el hospital.
 
Pronto se hizo evidente que el grupo de padres, al que ya se habían sumado maravillosos voluntarios comprometidos con este proyecto, tenía que consolidarse y tener una organización estable que nos permitiera cumplir nuestros sueños, llegar tan lejos como la imaginación de los niños, ser tan prácticos como los padres muchas veces necesitan, tan rápidos como la demanda de un hermano, invisibles a veces, pero siempre presentes.
 
Bajo este propósito general de ¨cuidar¨ a los niños y sus familias, hemos ido creando actividades que unas veces han sido únicas, atendiendo a una necesidad puntual y otras se han convertido en parte sustancial de Mil y Una Esperanzas, en su motor.
 
Desarrollamos nuestra labor en la Unidad de Oncología y Hematología pediátrica del Hospital Universitario.
 
Es ahí donde la Asociación Mil y Una Esperanzas tiene su sede.
 
Pero no solo estamos ahí.
Realmente estamos donde el niño que está enfermo nos necesita.
 
Muchas veces en el hospital al lado de su cama, otras jugando al fútbol , o buscando bichos en el bosque, o cuidando el huerto, armando un puzle que parece imposible.

Facilitamos una vivienda temporal a las familias que vienen de fuera y no pueden con el coste extra de este cambio. Llegamos si es necesario hasta su habitación de casa. Ponemos los medios para que los últimos momentos puedan ser como las familias desean.
 
Estamos además para escuchar a unos padres asustados.
Paseando, riendo a carcajadas. Sí… también hay risas en el camino de la enfermedad. Y hay silencios, miradas que buscan una mano, un abrigo, un amigo.

O cerrar una puerta para dar intimidad y paz.

 

Teamwork love hands people watercolor image

Dona a nuestra labor social

Tu aportación irá directa a cambiar la vida de todos los niños y niñas de la Asociación 1001 Esperanzas mediante nuestros proyectos de labor social.

¡Muchas gracias!

 

También puedes colaborar de forma directa mediante una transferencia puntual o periódica en la siguiente cuenta ES46 0075 0427 4006 05527295

Categoría: [social_share_list]